Cada día te cuento un cuento....

Cada día te cuento un cuento....
¡Este es tu lugar!

miércoles, 18 de julio de 2012

La apuesta

 

un Cuento de Misiones adaptado por Paulina Martínez

clip_image002clip_image004

Si lo quieren escuchar

   

Si lo quieren leer
Un día la lechuza y el mono descubrieron sus costumbres.
El mono se rascaba continuamente por todo el cuerpo y la lechuza movía la cabeza para un costado y para el otro sin parar. Esto les provocó tanta risa que comenzaron a burlarse el uno del otro.
—Ja, ja, ja; tenga cuidado don Mono, no sea cosa que se le gasten las uñas —se burlaba la lechuza.
—Mejor cuídese usted, doña Lechuza —decía el mono—; cualquier día de estos se le cae la cabeza de tanto dar vueltas y los vecinos van a comentar.
—¿Y qué van a comentar los vecinos?, si se puede saber.
—Miren a doña Lechuza, no tiene cabeza.
Burla va, burla viene, al fin terminaban peleándose y cada uno se retiraba a su casa de mal humor. Sin embargo, al otro día, volvían a trabarse en una nueva discusión y los animales de la selva se preguntaban cuándo terminaría todo esto ya que estaban cansados de oírlos pelear.
Así pasó el tiempo, hasta que un día resolvieron hacer una apuesta. Se trataba de comprobar quién aguanta más, si el mono sin rascarse o la lechuza sin mover la cabeza.
Invitaron a todos los animales a presenciar el desafío. Una comadreja y un tucán serían los jueces.
El día fijado se acomodaron todos en un claro de la selva formando un círculo y, en el medio, el mono y la lechuza se pararon frente a frente.
El tucán dio la orden de empezar y el mono y la lechuza se miraron fijamente tratando de no moverse; así pasaron un buen rato.
Al fin el mono, no pudiendo aguantar más la picazón, dijo a la lechuza:
—Si viene un ladrón, yo saco un revólver... ¡y ahí viene uno! —gritó y aprovechó para rascarse mientras hacía el ademán de sacar el revólver.
—¡Yo ya lo estoy viendo! —gritó la lechuza que no quiso perder la oportunidad para mover la cabeza.
—¡Y los dos están perdiendo! —gritó el tucán.
Esto les causó tanta gracia a los animales que estaban presenciando la apuesta, que comenzaron a revolcarse por el suelo, muertos de risa.
Por supuesto el mono y la lechuza perdieron.
Tomado prestado de: Cuentos y leyendas de Argentina y América- Paulina Martínez- 1996, Aguilar, Altea, Taurus, Alfaguara, S.A.

Etiquetas de Technorati: ,,,

2 comentarios:

  1. este cuento esta muy largo

    ResponderEliminar
  2. No me parece tan largo y leer hace crecer nuestra mente y nuestra alma por tanto nos hace más sabios y fuertes

    ResponderEliminar

Bienvenid@ al Laberinto
¡Animate y contame, pedime, preguntame...!

Gracias por comentar.